viernes, 8 de julio de 2011


La sociedad colonial se caracterizó por ser muy jerarquizada; la clase social más alta, la aristocracia, estaba compuesta principalmente por blancos, es decir, peninsulares, criollos y mestizos, estos últimos sólo si eran reconocidos por sus padres. Los españoles eran un grupo reducido, ya que muchos regresaban a su patria. Los criollos, en cambio, eran los hijos de españoles nacidos en territorio chileno, que cada día fueron aumentando. Lo importante en la aristocracia era cuanto dinero tuviesen y no cuanta sangre indígena corriera por sus cuerpos. La clase media estaba formada principalmente por españoles pobres. La tercera clase estaba formada por mestizos, indios y artesanos, que no tenían capacidad de ascender.
Durante mucho tiempo la población indígena quedó sometida al dominio de los españoles y criollos. Sin embargo, poco a poco fue disminuyendo en número, como consecuencia del mestizaje. Residían en el campo, donde ni siquiera pudieron mantener su idioma original, ya que los españoles impusieron su lengua natal. Pero al otro lado del Biobío (al sur) la historia era distinta. Si bien no estaban del todo libres y también fueron reducidos por los españoles, los Huilliches que habitaban la región de Valdivia y Osorno se encontraban en una relativa independencia.
La población mayoritaria en la época colonial era la mestiza, que vivía en el área rural. Al ser descendientes de blancos y aborígenes, esta población era muy inestable, pues no pertenecían a ningún lado, siendo despreciados por españoles y criollos, y no bien mirados por los nativos. Como dijimos anteriormente, el mestizo tuvo un espacio social indeterminado, pero aún así se estableció preferentemente en el sistema español. Sin embargo, todos los grupos sociales fueron permeables al mestizaje, por lo que la población del continente americano es hoy fundamentalmente mestiza.
Tradicionalmente, la unión con las mujeres indígenas fue utilizada por los conquistadores españoles como un sistema de dominio sobre la población.
En menos número estaban los esclavos negros. Debido al alto costo que significaba traerlos a Chile, por lo general se dedicaban a las labores domésticas y de confianza de sus patrones; formaban parte de la servidumbre de las casas.
Por otro lado, estaban los mulatos y los zambos. Los primeros eran hijos de blancos y negros, y los zambos eran hijos de negros y aborígenes. Este grupo era mucho más humillado que los mestizos. Incluso, si eran muy negros de piel los utilizaban como esclavos.
La unión del mestizo con el indio dio origen al denominado Cholo, y la unión del zambo con el indio dio origen al Chino.
En la colonia todos los grupos eran reconocibles, pero con el transcurso del tiempo la mezcla fue disminuyendo los rasgos diferenciadores, lo que derivó en un individuo que fundía todas las características en uno sólo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada